Ir al contenido principal

Capitalismo y sus críticos


La imagen que adjunto me ha hecho reflexionar. Se trata de una foto tomada el pasado viérnes en Madrid en la que se puede ver al Presidente de Venezuela H. Chavez con el Presidente de la principal empresa petrolera española, A. Brufau, a la salida de una librería en la se encontraron. Nos muestra la cordial relación que hay entre ambos. Un político autoritario y un importante empresario haciendo gala de su especial relación. El momento no puede ser el peor para la causa de los valores en España. En un momento en el que se ha situado en el centro del debate político pero, sobre todo, social, la crisis de valores que observamos entre nosotros, no solo entre nuestros jóvenes. Entiendo que las empresas y el mercado tienen un criterio que es el de los beneficios. Pero, ¿no hay límites? Se habla de la Responsabilidad Social Corporativa como vía para incorporar las exigencias éticas o morales básicas en la gestión de las empresas. Esta foto demuestra que es pura propaganda (la empresa española presume de responsabilidad corporativa). No hay límites, ni tan siquiera la apariencia de que existen. ¿Cómo podemos educar a nuestros hijos en valores si no somos capaces de mostrar que los respetamos? ¿cómo podemos demostrar a los ciudadanos las bondades de la economía de mercado y, en particular, de sus valores de competencia, superación pero también igualdad, tolerancia y respeto cuando son incumplidos por sus principales protagonistas? Esta foto, a mi juicio, alimenta la imagen del capitalismo salvaje, avaricioso, desmedido, ... que pisotea cualquier cosa, que considera que los derechos son un carga pesada que hay que sobrellevar cuando no se pueden violentar. Ni las apariencias se mantienen. No es necesario. ¡Viva el capitalismo!

Entradas populares de este blog

¿Avaricia o codicia?

En el momento presente con la corrupción como uno de los grandes protagonistas, uno de los temas de debate es el relativo a su fuente, su origen, al menos, psicológico. Dos palabras aparecen como recurrentes: avaricia y codicia. Son palabras muy próximas en su significado pero distintas.

Según el Diccionario de la Lengua española, avaricia es el "afán desordenado de poseer y adquirir riquezas para atesorarlas". En cambio, codicia es el "afán excesivo de riquezas."

En ambos casos, se tratan de afanes, deseos, impulsos que tienen por objeto las riquezas. Las diferencias se sitúan, en primer lugar, en el cómo se hacen realidad tales impulsos. En el caso de la avaricia, es un deseo "desordenado". En cambio, de la codicia nada se dice, sólo que es "excesivo". Sin embargo, también el exceso está presente en la avaricia. Es más, se podría decir que el afán desordenado es, en sí mismo, un exceso. Así como también lo es el deseo de atesorarlas. En este p…

Otra libertad liquidada por el nacionalismo

Nunca pensé tener que escribir sobre esta cuestión. Siempre te imaginas que habrá algún límite. El nacionalismo no tiene límite. Lo he comprobado en mi vida personal y profesional. Siempre te queda la duda. Siempre te queda la esperanza de que no superarán algunas fronteras. Ellos que tanto defienden las fronteras. En este caso, soy el protagonista, al menos, indirecto. La comprobación dramática de cómo el nacionalismo ha creado una red clientelar que vive, y muy bien, de las prebendas y de las subvenciones. Un ejemplo me afecta personalmente. Un periódico de la prensa adicta titulaba Un articulista de 'The New York Times' dice que una Catalunya independiente cabría en la UE. En este artículo se resumen las tesis, por lo demás, disparatadas, al menos, jurídicamente, de un politólogo canadiense, favorables a la independencia de Cataluña y su integración en la Unión. En cambio, el mismo medio silencia que en ese misma página de The New York Times había otro "debaters" …

Doctrina legal en el caso del recurso de casación en interés de la Ley

La lectura de un excelente artículo que se publicará en InDret sobre el recurso de casación en interés de la ley me suscita algunas reflexiones sobre la doctrina legal que resulta de la Sentencia que resuelva tal recurso. El Tribunal Constitucional se ha pronunciado sobre la constitucionalidad de la eficacia vinculante de la misma respecto de todos los Jueces y Tribunales inferiores, como dispone el artículo 100.7 LJCA. Este precepto dispone que "la sentencia que se dicte respetará, en todo caso, la situación jurídica particular derivada de la sentencia recurrida y, cuando fuere estimatoria, fijaré en el fallo la doctrina legal. En este caso, se publicará en el "Boletín Oficial del Estado", y a partir de su inserción en él vinculará a todos los Jueces y Tribunales inferiores en grado de este orden jurisdiccional". Este efecto jurídico suscitó las dudas de constitucionalidad, en relación con la independencia judicial, que el Tribunal Constitucional resolvió consider…